Gerente por primera vez

Marianela DazaUncategorizedLeave a Comment

Cuando a un profesional le nombran gerente por primera vez, se generan varias interrogantes que solo el tiempo puede dilucidar, la primera es si uno está capacitado para la nueva responsabilidad, también entran a evaluar los recuerdos de jefes que uno ha tenido y que cada uno le recuerda las cosas malas que no debe realizar y las cosas buenas que debe ejecutar porque le inspiraban y le motivaban como parte de un equipo.

Vale decir que asumimos el nuevo reto con muchas interrogantes, con experiencias pasadas, que nos dicen lo que hay que hacer y lo que no debemos repetir. Sin embargo, aun en esas circunstancias uno quisiera que le dieran el manual, el protocolo de lo que se debe hacer y lo que es negativo hacer para evitar inconvenientes y garantizar que uno da la talla en esta nueva posición y esta nueva responsabilidad.

A mí me toco esta incertidumbre hace más de 30 años, cuando me dieron la responsabilidad de ser gerente de producción de una empresa, me tocaba manejar supervisores y también era la cara de la empresa ante los más de cien obreros de las líneas de producción.

En ese momento cometí –como todos- aciertos y errores, fui mejorando con la experiencia en manejar equipos, con la formación profesional que la empresa realizaba, con la lectura de libros gerenciales y también por la permanente evaluación que uno mismo hace de la gestión y los resultados.

Quienes poseen la competencia de la autoevaluación están permanentemente contrastando los propios resultados con las acciones y eso hace que de forma continua uno busque mejorar y si no se ha logrado resultados entonces significa que hay que modificar la actuación y los comportamientos, eso siempre es una buena práctica que nos hace mejorar continuamente.

Tuve el cargo de gerente a los 27 años y de allí en adelante no pare de formarme y también estuve en diversas posiciones de gerencia y dirección que me permitieron mejorar mi liderazgo, por lo cual quiero compartir desde mi propia experiencia los 3 aspectos que son principales para el éxito profesional cuando encaramos una nueva responsabilidad gerencial.

Tres recomendaciones a quienes son gerentes por primera vez son:

 1. Lo más importante es la relación interpersonal con las personas que les toque dirigir, esa relación se construye a partir del ejemplo y la franqueza en la comunicación.

La gente conecta con personas directas de las cuales se sabe que esperar. Es muy importante disponer de un arsenal de herramientas que nos permitan mejorar la comunicación, la empatía, y la asertividad.

Mientras más herramientas de destrezas sociales dispongamos mejor serán las relaciones con los colaboradores y con el equipo de trabajo.

La práctica permite mejorar la escucha, la tolerancia y la inteligencia emocional. Todas herramientas importantísimas para lograr conexión emocional con los equipos a los cuales dirigimos.

2. La segunda recomendación es involucrarse profundamente en el negocio o tecnología donde se trabaja, es decir formarse y hacerse experto en el área técnica, sea cual sea el negocio, mejoraremos nuestra gestión como gerentes cuando nos hacemos expertos.

Eso significa investigar, formarse y tener curiosidad de dominar el tema.

El personal sigue a un líder que hace conexión emocional, pero también quiere que el gerente nuevo sepa técnicamente del negocio que está dirigiendo.

Se dice que cualquier persona se puede hacer experto si trabaja, estudia y practica muchas horas al día y por mucho tiempo sobre un tema. El resultado es que dominaremos técnicamente el tema y eso genera colaboradores que se sienten seguro ante las decisiones de su nuevo gerente.

El personal siempre sigue y colabora más con el experto porque sus conocimientos logran resultados.

3. La pasión, el involucrarse, el comprometerse es el tercer factor que augura éxitos a un nuevo gerente. Un nuevo gerente debe mostrar su compromiso ante su equipo, lo cual significa hacer más en el trabajo, mostrar entusiasmo y compromiso con las tareas y con los resultados.

No se puede engañar al equipo haciéndonos ver como si estamos interesados y comprometidos y en realidad no lo estamos. El equipo se dará cuenta.

Los equipos de colaboradores siempre estarán atentos a detectar los comportamientos que muestra el gerente nuevo y esos comportamientos deben enfatizar sobre los tres aspectos hablados anteriormente.

Sigamos las recomendaciones mostrando comportamientos específicos y cotidianos.

Para conseguir ser gerentes exitosos, a pesar de ser promovidos recientemente, uno debe mostrar comportamientos sobre las tres recomendaciones: debemos mostrar comportamientos de relacionarnos con los equipos, comportamientos que muestran interés en aprender del negocio, sus procesos y sus indicadores y finalmente comportamientos que muestren nuestro compromiso con el trabajo y con los resultados.

Si atendemos estos tres aspectos podemos estar seguros de que seremos unos gerentes “nuevos” que tendrán éxito personal y profesional.

Ser gente por primera vez es uno de los retos más grandes que cualquier persona puede tener, enfréntate a tus temores y da lo mejor de ti.

 

Por Alejandro Rivera Prato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *