Igualdad de Género: Deuda histórica con la sociedad

María José VerasteguíUncategorizedLeave a Comment

Igualdad de género

Comparte este post

El género está asociado a los roles, comportamientos, expectativas y oportunidades que la sociedad le asigna tanto al sexo femenino como al masculino.

En la construcción social de la identidad de género participan varios agentes, entre los que destacan algunos como: la familia, los medios de comunicación y la sociedad en general.

Estos crean estereotipos que influyen directamente en la forma en que se supone debemos comportarnos y cómo debemos tratar al otro, por el hecho de pertenecer biológicamente a uno de los dos grupos.

Estos estereotipos producen múltiples formas de desigualdad y de inequidad en las relaciones entre mujeres y hombres, en las que – en su mayoría –  las mujeres son víctimas de diferentes formas de discriminación en el contexto social, familiar, escolar, político, económico y laboral.

Intervención gubernamental

La discriminación hacia la mujer puede ser disminuida, incluso eliminada, si el Estado y los diferentes entes que forman parte de la sociedad generan mecanismos y aplican medidas dirigidas a promover la equidad de la mujer y así, favorecer el progreso social, cultural y económico de las naciones.

La igualdad de género hace referencia a la igualdad derechos, responsabilidades y oportunidades que tenemos hombres y mujeres. Es decir, la igualdad de género supone el reconocimiento y la garantía de las mismas condiciones, trato y oportunidades a todos los seres humanos sin distinción de género.

Dimensiones presentes en la igualdad de género

En este proceso se interrelacionan tres dimensiones a saber:

  1. Dimensión formal: se relaciona con la creación de mecanismos legales que garanticen la igualdad de derechos y obligaciones entre hombres y mujeres.
  2. Dimensión sustantiva: contempla la implementación de acciones y estrategias concretas que permitan cumplir con lo establecido en el marco jurídico, respecto a la igualdad de género.
  3. Dimensión de resultados: se refiere a que se deben evaluar el impacto obtenido con la aplicación de las medidas, acciones y políticas ejecutadas desde una perspectiva de género.

La igualdad de género es un tema de interés que no solo tiene relevancia por lo que representa, sino por ser uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la agenda 2030 del Programa de las Naciones Unidas, orientado a lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas del mundo.

De esta manera, se reafirma que la igualdad de género no es solo un derecho humano fundamental, sino que representa la base necesaria para lograr el desarrollo de un mundo pacífico, próspero y sostenible.

Odalis Rojas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *