Qué es la planificación estratégica y por qué necesitas implementarla en tu empresa

linkUncategorizedLeave a Comment

El ejercicio de la planificación estratégica es fundamental para las empresas. Gracias a ella, las organizaciones se transforman y se vuelven cada vez más competitivas.

A dos años de la pandemia por la Covid-19, la planeación ha tomado mayor relevancia. Ante escenarios tan inciertos, las compañías requieren actuar con cautela para minimizar los riesgos.

De este tema nos ocuparemos en nuestro artículo de hoy. Abordaremos qué es la planificación estratégica, cuáles son sus beneficios, algunos modelos y las etapas para implementarla en las empresas. 

Qué es la planificación estratégica

Para Andrés Fernández Romero, la planificación estratégica indica las acciones que una compañía necesita emprender para conseguir determinados fines. Toma en cuenta la posición competitiva, así como las previsiones e hipótesis sobre el futuro.*

En otras palabras, la planificación estratégica funciona como un mapa que guía a tu empresa al logro de los objetivos, la toma correcta de decisiones y la disposición de los recursos. No es un proceso aislado, sino que involucra a todos los integrantes de la organización.

Asimismo, tiene que ver con pensar o revisar la actuación de la empresa, diagnosticar sus fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas. Una vez hecho este ejercicio, se pueden seguir una serie de pautas para reestructurar su actuación.

La planificación estratégica parte de las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son las fortalezas?
  • ¿Cuáles son las ventajas competitivas?
  • ¿Cuál es la propuesta de valor?
  • ¿Cuál es el modelo de negocio?

Este ejercicio es fundamental y es la base para que una empresa se transforme, se desarrolle y sea más competitiva. Solo a partir de la reflexión ocurren grandes cambios en las organizaciones.

Pero también es necesaria la evaluación, el seguimiento y la medición. A este proceso se le conoce como operacionalización. En otras palabras, consiste en llevar las estrategias a actividades y tareas que se puedan controlar y medir a lo largo del tiempo.

Beneficios de la planificación estratégica

Una planeación estratégica siempre sumará beneficios a las organizaciones. Estos son algunos de ellos:

  • Reduce los riesgos y la incertidumbre, sobre todo en un escenario marcado por la pandemia de la Covid-19.
  • Distribuye de forma eficiente los recursos de la empresa.
  • Fomenta la flexibilidad y permite reajustar lo necesario.
  • Ayuda a identificar las prioridades de la organización.
  • Incide en la motivación y la productividad de los colaboradores.
  • Aumenta la eficacia en todos los procesos.

Etapas de la planificación estratégica

Ahora que ya sabes cuáles son los beneficios, es tiempo de conocer las etapas de la planeación estratégica:

1. Hacer el diagnóstico estratégico

En esta primera etapa es necesario analizar los factores internos, es decir, se trata de observar las fortalezas y debilidades. Luego se estudiarán los factores externos, aquellos que están englobados en las oportunidades y amenazas.

Seguidamente, se establecerán las estrategias adecuadas para disminuir los efectos negativos y potenciar los positivos de los factores estudiados.

Durante el análisis es importante identificar todo lo que requiere mejorarse. También no debe obviarse el contexto. Este punto será crucial para saber elegir cuáles son las acciones pertinentes que se implementarán.

2. Definir la identidad de la organización

Una empresa sin identidad está destinada al fracaso. La identidad se refiere a la filosofía que adopta la organización, su razón de ser y en qué valores se fundamenta.

En otras palabras, se trata de establecer cuáles serán los lineamientos en cuanto a la misión, visión y valores de la compañía.

3. Establecer los indicadores de éxito y las metas

Durante esta etapa la participación de todos los departamentos es fundamental. Cada uno definirá las metas y elegirán los indicadores para medir el éxito de cada una de las acciones. Eso sí, las metas deben ser realistas y los resultados medibles.

4. Elaborar un plan de acción

Si ya se han establecido las metas, los objetivos y los indicadores, es momento de escribir un plan que especifique cuáles serán las actividades, los responsables y un cronograma.

Este proyecto tiene como propósito definir las acciones a emprender para alcanzar mejores resultados que impacten de forma positiva al negocio.

5. Hacer seguimiento y evaluar los resultados

Los encargados establecerán una fecha de reuniones. En estas sesiones se discutirán los avances del plan, los logros o se harán los ajustes necesarios, siempre enfocados en alcanzar los objetivos.

Algunos modelos de planificación estratégica

Existen modelos que pueden aplicarse al proceso de la planeación. Aunque cada uno cumple una función específica, todos ayudan a llevar de forma ordenada y visible la planificación. Repasemos algunos de ellos: 

  • Balanced scorecard o cuadro de mando integral: Es una herramienta de gestión que enlaza las estrategias y objetivos con el desempeño y los resultados en las áreas financieras, clientes, procesos internos y aprendizaje.
  • Mapa estratégico o Cuadro de Mando Integral (CMI): Este método facilita una visión completa de la estrategia diseñada por la organización.
  • Análisis FODA: Útil al momento de identificar las fortalezas, las oportunidades, las debilidades y las amenazas, bien sea de un plan de negocios o de un proyecto.
  • Análisis de brechas (GAP Analysis): Es perfecto para comparar la actuación actual de la organización con el desempeño esperado.
  • La estrategia del océano azul (Blue ocean strategy): Surgió de la publicación del libro homónimo en 2005. Los autores son los profesores W. Cham Kim y Renée Mauborgne. Esta teoría plantea encontrar nuevos nichos de negocios en espacios inexplorados por el comercio.
  • Análisis Porter: Conocido también como las cinco fuerzas de Porter.

En 1982 Michael E. Porter publicó el libro Estrategia competitiva: Técnicas para analizar industrias y competidores.

En él expuso las cinco fuerzas que componen el análisis: intensidad de la competencia actual, competidores potenciales, productos sustitutivos, poder de negociación de los proveedores y poder de negociación de los clientes.

Por último, la planificación estratégica siempre será una actividad necesaria en las organizaciones, sobre todo en tiempos en los que la incertidumbre y la sensación de riesgo están presentes. No es viable ni rentable improvisar o ir actuando conforme ocurran los hechos. 

Si tu empresa no tiene claro cómo hacerlo, en Link Gerencial Consultores estamos listos para ayudarte.

Alejandro Rivera Prato

Director 

-Fernández, A. (2004). Dirección y planificación estratégicas en las empresas y organizaciones. Ediciones Díaz de Santos.*

Foto: DCStudio – www.freepik.e

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.