Inteligencia emocional aplicada al trabajo

linkUncategorizedLeave a Comment

Comparte este post

Manejar las emociones de forma inteligente es primordial no solo en el ámbito personal, sino también en las organizaciones. Precisamente, la inteligencia emocional parte del autoconocimiento y se relaciona también con el trato que les brindamos a los demás.

En una organización, los colaboradores con inteligencia emocional pueden cooperar con sus compañeros de mejor manera, aprender a lidiar con el estrés laboral o pueden resolver los conflictos. Cuando aprenden a gestionar las emociones, los colaboradores logran resultados óptimos.

Daniel Goleman, psicólogo y escritor estadounidense, explica que la inteligencia emocional está formada por cinco habilidades:

  1. La autorregulación: consiste en manejar y controlar el estado emocional.
  2. La autoconciencia: significa conocerse a sí mismo e interpretar las emociones propias.
  3. La motivación: tiene que ver con la canalización de las emociones para alcanzar las metas.
  4. La empatía: permite reconocer y respetar las emociones y sentimientos de los demás.
  5. El desarrollo de las habilidades sociales: ayuda a las personas a relacionarse con los demás e influir en ellos.

¿Cómo podemos aplicar estas habilidades en el trabajo?

La inteligencia emocional parte del conocimiento que se tiene de sí mismo. Por tanto, aprender a identificar las emociones o lo que se siente contribuye a disminuir lo que puede generar estrés o preocupación en el trabajo.

Ser flexible y adaptarse a los cambios que se presentan en el entorno laboral también permiten canalizar las emociones.

Asimismo, la automotivación es crucial. Mantener una actitud positiva y buena disposición ayudará a enfrentar los retos y a lograr los objetivos de la empresa.

Por otro lado, siempre hay que ponerse en el lugar de los compañeros. Antes que cualquier cosa, hay que pensar cómo las palabras o acciones podrían afectarlo.

Por último, y no menos importante, se debe mantener una comunicación asertiva con los compañeros de trabajo. Solo así podrán establecerse relaciones basadas en el respeto y el clima organizacional se fortalecerá.

Nohemí Araque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *