La creatividad, se aprende como se aprende a leer

Marianela DazaUncategorizedLeave a Comment

Comparte este post

La creatividad es una competencia fundamental del profesional 2.0, no solo es un impulsor de la innovación de productos y servicios, sino que también ayuda en la solución de problemas, en la negociación y en la conducción de personas.

Ser creativo es mirar el mundo desde diferentes ópticas, tener flexibilidad de asumir diferentes patrones de pensamiento y poseer la capacidad de pensar muchas soluciones rápidamente.

Existen muchas definiciones de creatividad, pero por ahora me conformaré con decir que “la creatividad es la capacidad de conectar ideas para desarrollar nuevos conceptos”. Ser creativo es mezclar mundos en nuestros pensamientos y de la mezcla de mundos salen ideas creativas, nuevas y diferentes.

Todas las personas nacen creativas, es con el pasar del tiempo, con el accionar de la escuela que se va anulando la creatividad y es vencida o adormecida por la racionalidad, la lógica y el pensamiento convergente, lineal o lógico.

Si queremos mejorar nuestra creatividad, el primer paso es romper con los patrones de pensamiento, con los esquemas preconcebidos que enmarcan las realidades organizacionales, educativas y culturales.

La creatividad cobra cada vez más sentido si la usamos para resolver problemas, para crear en cualquier ámbito: artístico, científico, tecnológico o empresarial.

¿Cómo se puede mejorar la creatividad?

La creatividad es una competencia y en consecuencia se puede aprender, practicar y mejorar. Hay herramientas que buscan mejorar la creatividad, alguna de ellas sirve para ampliar ideas y generar opciones nuevas, son muy usadas en el ámbito creativo y permiten crear muchas ideas.

Las más conocidas son: brainstorming, los mapas mentales, los seis sombreros para pensar, el método scamper, el método caja morfológica, el collage de revistas, las analogías, etc; son muchos los métodos que se pueden aplicar para optimizar nuestra creatividad. Todos se pueden buscar en internet y son fáciles de aplicar. Lo más importante es la actitud de buscar nuevas opciones y nuevas conexiones. Fomentar una actitud transgresora, que invite a preguntarse el porqué de las cosas y a retar lo establecido.

Las grandes innovaciones del hombre han surgido de la creatividad, y de un pensamiento que cuestiona la realidad y crea en el pensamiento nuevas opciones diferentes e innovadoras.

¿Cuál es la relación entre creatividad e innovación?

La creatividad es la materia prima de la innovación, pero podríamos decir que la creatividad es una condición necesaria más no suficiente para que se realice la innovación, la clave es la ejecución.

Podemos decir que creatividad sin ejecución son solo ideas, pueden ser buenas ideas, pero las ideas en si no generan valor, el valor nace de convertir ideas en productos o servicios que tengan impacto en el mercado.

¿Qué se recomienda para fomentar la creatividad de un profesional?

Ejercitarla, al igual que ejercitamos los músculos, ocurre con la creatividad, mientras más nos ejercitamos en un gimnasio mejor forma desarrollamos, de igual manera pasa con la creatividad, mientras más la usamos más creativos nos convertimos.

Lo primero es ejercitarte. En cada toma de decisiones, nos podemos hacer unas preguntas: ¿se podría hacer de otra forma? ¿Podría pensar opciones diferentes? ¿Qué pasaría si cambiara una condición o una restricción? Ese pensamiento es creatividad.

¿Cómo se puede usar la creatividad para impulsar la innovación?

Se pueden desplegar dos condiciones: la diversidad y buscar nuevas conversaciones.

La Diversidad, es una condición, que significa que las personas tendrán mayor capacidad de generar innovación en la medida que exista diversidad de pensamiento, el cual se puede cultivar conversando con personas de otras profesiones.

La diversidad tiene un enfoque incluso más amplio, cuando exploramos la visión de personas de otras culturas, de otras edades, de otros targets socioeconómicos, etc.

Nuevas conexiones y conversaciones, es la segunda condición para mejorar nuestra capacidad innovadora, significa buscar desarrollar nuevas conexiones y nuevas conversaciones, refiriéndome a esa capacidad de conectarnos con mundos diferentes al que habitualmente nos desenvolvemos. Aprender de otras industrias.

Finalmente, estos dos elementos si los ponemos en práctica, estaremos construyendo una base para edificar una cultura de innovación: desarrollemos la diversidad en nuestra empresa y construyamos nuevas conexiones y conversaciones con otras industrias.

Por: Alejandro Rivera Prato – Director de Link Gerencial Consultores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *