Programas de liderazgo: De la teoría a los comportamientos cotidianos

María José VerasteguíUncategorizedLeave a Comment

Comparte este post

Uno de los grandes retos de la gestión del Talento Humano es convertir los requerimientos estratégicos de la empresa en resultados producto del quehacer cotidiano de los colaboradores.

Se dice frecuentemente que las empresas deben definir con claridad su visión y estrategias, luego es labor del líder convertir esa visión en resultados.

De allí, que la capacitación en liderazgo sea el principal tema de la capacitación de los niveles directivos, gerenciales y de los supervisores.

¿Cuál es el programa ideal o la formación en liderazgo con mejores resultados?

A lo largo de nuestra práctica hemos entendido que las organizaciones buscan que, en la formación por competencias para sus colaboradores, se hable menos y se haga más, lo que se traduce en aprendizaje a través de la experiencia.

Es por ello que en Link Gerencial Consultores hemos diseñado una robusta solución para el desarrollo de competencias que integra diferentes metodologías de formación de adultos y un mix de recursos didácticos asociados a diferentes esquemas de aprendizaje (visual, kinestésico y auditivo) buscando que la experiencia de capacitación sea más realista, aplicada y adaptada al entorno del participante.

El enfoque técnico y metodológico de desarrollo de Link Gerencial Consultores cuenta con dos modalidades que se complementan entre sí: actividades presenciales y actividades complementarias online.

En ambas modalidades el foco para transferir conocimientos, experiencias y herramientas es que el participante que aprenda haciendo.

La clave está en el comportamiento

 Se dice que el liderazgo se demuestra con los comportamientos cotidianos, por lo cual dentro del programa y su seguimiento se hace énfasis en que el participante muestre sus comportamientos y los practique habitualmente.

Dar reconocimiento, comunicar metas y objetivos, valorar el trabajo de un colaborador, dar palabras de aliento por un trabajo bien realizado, dar feedback correctivo, explicar la visión de la empresa, propiciar el trabajo en equipo y estimular el aprendizaje son algunos de los comportamientos que debe exhibir un líder de forma cotidiana. Sobre esa actuación se enfoca el programa de liderazgo.

Los resultados deben ser medibles

No hay mejor indicador de los resultados de un programa de liderazgo que cuando se puede evidenciar con una evaluación 360 por competencia el cierre de las brechas, es decir, la medición de las competencias antes de iniciar el programa y luego la misma medición una vez terminado el programa.

La experiencia nos ha mostrado que la mejora es sustancial, en todas las competencias y como consecuencia se mejoran los resultados en los indicadores.

La gran conclusión es que los programas de desarrollo de habilidades de liderazgo funcionan cuando se diseñan con un enfoque vivencial, conductual y por competencias.

Alejandro Rivera Prato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *